CIRUGÍA PLÁSTICA

Botox

El botox es un tratamiento no quirúrgico para mejorar el aspecto de las arrugas faciales, se inyecta una solución (toxina botulínica tipo A) superficialmente en la piel para paralizar los músculos que causan las arrugas por su contracción excesiva. El botox es un tratamiento el cual relajará los músculos faciales, logrando que las líneas faciales hiperquinéticas desaparezcan.

Peeling

El peeling consigue una disminución de las arrugas, una piel rejuvenecida y bien hidratada, con una secreción correcta de grasa y una buena consistencia y luminosidad.
Normalmente se utilizan diferentes ácidos (glicólico, salicílico, mandélico, resorcina, tricloracético, fenol, etc.) en función de los resultados que se busquen, del tipo de piel, del estado cutáneo, de la edad y del historial clínico.
Los peelings se utilizan para corregir arrugas finas, medias o profundas, para tratar el acné (activo, leve o moderado) y sus secuelas, el fotoenvejecimiento, el envejecimiento cutáneo, la flacidez, la piel fina y rugosa, la piel grasa, las manchas cutáneas, las queratosis actínicas, etc...

Lifting no quirúrgico

Este tratamiento es una solución ideal para realzar su aspecto juvenil y saludable sin necesidad de cirugía, tiempo de recuperación o inyecciones.
Se emplea una luz infrarroja inofensiva para calentar zonas profundas de la dermis, muy por debajo de la superficie de la piel. Este calentamiento puede producir la contracción inmediata del colágeno, lo que aumenta la firmeza de la piel.